Tuesday, August 28, 2007

Glam Rock –El camino del Rey Calmaleón-

David Robert Jones jamás fue un chico normal y aún siendo un hijo de la posguerra, siempre se sintió más ajeno a su ambiente que los demás… la razón era simple, el no pertenecía a este mundo.

El pequeño David Jones habría de pasar por muchos cambios a lo largo de su vida hasta alcanzar su verdadera forma... uno de los más importantes fue a los 9 años de edad, cuando escuchó la “Voz de Dios” en el frenético cantar de Little Richard… una explosión “Tutti-Frutti”, que despertaría las aspiraciones musicales del joven Jones, más tarde y gracias a la influencia de su medio-hermano Terry, quedaría deslumbrado con la exhuberancia musical del Jazz… su entusiasmo por las composiciones de Coltrane & Mingus, le valieron que su madre le regalase un saxofón de baquelita para navidad, el cual dominaría en poco tiempo y cambiaría por uno profesional… la música era la nueva voz de David Jones,


Delgado, enigmático y con rasgos casi afeminados… características físicas poco apreciadas para un héroe la clase trabajadora, pero que lo hacían sumamente interesante y atractivo para el devastador sexo débil; precisamente fue ese misterioso encanto que generaba hacia a las mujeres, el que le costó un fuerte golpe en el ojo, que le ocasionaría un severo daño en su pupila izquierda, dilatándola permanentemente y cambiando su tonalidad… esta lesión (aniscoria) le daría al joven David, una nueva visión del mundo (con falta de profundidad y con una coloración ligeramente ámbar), una percepción camaleónica de la realidad.


A los 18 años abandonó el hogar paterno, en busca de una carrera en el mundo de las artes, armado sencillamente con una guitarra y algunas enseñanzas en arte dramático. Sin embargo, David Jones llegaba tarde a la explosión del rock británico de los 60… excluido e ignorado se mantuvo haciendo presentaciones en el circuito folk de Londres, como Davie Jones, hasta que vio su nombre usurpado por la confusión que ocasionaba con un tal “Davy Jones” de The Monkees… para sobrevivir, el joven David Robert Jones tendría que despojarse del último vestigio de piel humana que le quedaba, así como asesinar al “Alter ego” que le había ayudado a sobrevivir sus primeros pasos por este mundo y lo haría con el frío acero de un “cuchillo Bowie”.


David Bowie había nacido de las aspiraciones del joven Jones… y mientras se adaptaba a su nueva piel, se decidió a seguir con la carrera Folk que había sembrado su otrora Alter Ego… Bowie lograría materializar las ambiciones del pequeño Jones, al editar su primer disco homónimo “David Bowie”… casi de inmediato, cayo en cuenta de lo mediano y gris que era, casi indigno de llevar su legítimo nombre. Bowie, alimentado por el fuego de la ambición, se dio cuenta que su nueva piel no era lo suficientemente buena para él y pronto adoptaría los exuberantes colores de la psicodélia para editar su siguiente opus.
´
“Space Odity” o “David Bowie: Man Of Words, Man Of Music” como sería conocido en América... sería el título de su nuevo disco, un manifiesto de su nueva naturaleza mutante… pues sus canciones no eran otra cosa, sino el reflejo de la dirección musical y estética que estaba próximo a tomar, en particular ciertas “odas espaciales” como "Cygnet Committee",”Janine" y la canción que le daría su primer éxito radial “Space Odity”… Bowie llegaba por primera vez a las estrellas, solo para darse cuenta que efectivamente el no pertenecía a este mundo.

"But if you took an axe to me, you’d kill another man not me at all"

David Bowie – Space Odity =1968 Version= (Mp3)
David Bowie – Cygnet Committee (Mp3)
David Bowie – Janine (Mp3)
David Bowie – Space Odity (Mp3)

3 comments:

The Roach said...

BOWIE!!!OH!!BOWIE!!
SALUDOS

Mari said...

bowie es un master
un innovador
un icono de la moda
casi su gestor

me encanta

El rock chingón said...

Mi querido abogangster, yo soy fan de Bowie, y siempre admiro tu conocimiento en esto del ruido rockero, pero hoy lo único que importa es BLACK SABBATH..... hoy es el día mas oscuro y grave de todos. Nos vemos en la noche.